NOTICIAS
REFORMAS TRIBUTARIAS: GENERAN OPTIMISMO?

18 Oct 17

d

Econ. Jorge Ayala Romero 

Presidente de BIZWELL en Ecuador

Dejando de lado los dogmas y posiciones políticas, se pueden y se deben rescatar algunos aspectos positivos del planteamiento tributario efectuado por el gobierno, sin que por ello desconozcamos que a futuro resulte imperativo eliminar una serie de restricciones existentes en la normativa tributaria que ponen límites a la iniciativa privada. El ejercicio de diálogo efectuado en la coyuntura actual, abre las puertas al menos para empezar a debatir aspectos que en la década pasada eran impensables y que siendo optimistas en algún momento pueden llevarnos a tener un marco tributario propicio para la inversión local o extranjera.

Pese a que el presidente Moreno sólo realizó enunciados de lo que serían los cambios propuestos y sin contar aún con un documento que detalle el plan de reformas, a continuación, destaco los aspectos más importantes de su anuncio:

1. La puesta en marcha de mesas de diálogo sin exclusiones de ningún tipo, aun cuando primen visiones distintas de como salir de la crisis, constituye ya un elemento diferenciador con el anterior gobierno, donde primaban las órdenes del gobernante.

2. Pude ser, gracias a una gentil invitación de algunos gremios privados, parte de las mesas de diálogo del consejo consultivo en el ámbito tributario. De dichas reuniones, el planteamiento generalizado de los sectores privados iba encaminado no a la reducción de impuestos, sino a la eliminación de figuras impositivas poco ortodoxas a nivel mundial como el anticipo mínimo del impuesto a la renta, el impuesto a la salida de divisas y la denominada ley de plusvalía.

3. La dificultad primaria tanto desde el punto de vista económico, pero más desde el punto de vista político para efectuar ajustes fiscales al gasto público, se perciben como las principales barreras para la eliminación de estas figuras impositivas, esto pese al reconocimiento de algunos ministros de la necesidad y el beneficio en su derogación, en este sentido primó el impacto fiscal a corto plazo.

4. Sin perjuicio de lo anotado, se lograron algunas reformas importantes como la eliminación del anticipo de impuesto a la renta para empresas con ventas menores a 300 mil dólares y la devolución del 50% en el 2018 del impuesto mínimo para aquellas empresas con ventas superiores a los 300 mil dólares en la medida que mantengan la cantidad de empleados actuales. En la norma se debería incorporar la devolución del 100% para el 2019 y la eliminación del concepto de anticipo mínimo para el año siguiente. El SRI no pierde su capacidad de control ni de determinación paras aquellos empresarios que manipulan su base imponible a fin de no pagar adecuadamente sus tributos con esta eliminación.

5. La exoneración de impuesto a la renta para nuevas micro y pequeñas empresas por 2 años no implica renuncia tributaria importante y por ende no libera recursos para nuevas inversiones y generación de empleo. Quien emprende no lo hace ni lo deja de hacer en función de la tasa de impuesto a la renta.

6. Se incorpora una fracción básica desgravada de 11 mil dólares para microempresas ya establecidas, lo cual al igual que el punto anterior no plantea un incentivo real.

7. La eliminación del impuesto a las tierras rurales no trae consigo un impacto recaudatorio importante sino más bien ir eliminando impuestos cuyo único objetivo era disuadir el mantenimiento de tierras ociosas. Al respecto es importante avanzar en estímulos más que en castigos que motiven al uso de tierras improductivas.

8. Uno de los aspectos más importantes de la reforma, tiene que ver con la ley de repatriación de capitales, sugerencia que fue hecha por parte nuestra en las mesas de diálogo y que podrían constituirse en un mecanismo de estímulo a la entrada de recursos de ecuatorianos en el exterior, apuntalando no solo la dolarización sino la transparencia de patrimonios, para ello la ley debe ser bastante sólida a efectos de generar confianza en los agentes económicos.

9. Con la medida anterior creo innecesario el mantenimiento del ISD con el esquema actual gravando operaciones reales (importaciones, servicios, financiamiento, entre otras) y peor aún el establecimiento de aranceles y tasas a las importaciones.

10. Finalmente, se suben 3 puntos al impuesto a la Renta de Sociedades. En este punto creo que el impacto más importante viene por el lado de flujo de caja empresarial. Al final del día en donde debería trabajarse es en la eliminación del gravamen a los dividendos, pues indistintamente si se paga el 22 o el 25% cuando la empresa decida distribuir las utilidades, el sistema de integración del dividendo a la renta de la persona natural hace que la renta total empresarial termine tributando cercanamente al 35%.

En síntesis, existen algunos aspectos positivos que resaltar y que si son bien estructurados pueden conjuntamente con la garantía de una estabilidad tributaria generar mayor confianza y optimismo en el sector empresarial.



<   REGRESAR

Guayaquil: Av. Rodrigo Chávez, Parque Empresarial Colón, Edificio Corporativo #4 piso 2 oficina 204.
Quito: Av. Pampite S/N, Sector Cumbayá, Edificio Officenter Oficina 113.
Desarrollado por